Víctimas de violencia de género piden regular la protección con perros

Víctimas de violencia de género piden regular la protección con perros

Los colectivos Andrea y Lunas Lilas han comparecido este martes 25 de septiembre en el Parlamento de Navarra para solicitar una revisión de la Ley Foral para actuar contra la violencia de género del año 2015. En concreto las dos asociaciones han reclamado que se mejor el acceso a una vivienda para las víctimas y que se regule la figura del perro de protección. Los grupos parlamentarios se han comprometido a revisar la legislación y a trabajar para introducir las mejoras.

Según informa Diario de Navarra, Lorea Irisarri (Andrea) y Silvia González (Lunas Lilas), ambas víctimas de la violencia de género, han expuesto sus casos y sus necesidades. Lorea Irisarri ha explicado que el Instituto Navarro para la Igualdad le concedió una acreditación para acceder a una vivienda protegida por su condición de víctima de violencia de género, acreditación que caduca el próximo año y todavía no dispone de la vivienda. “Las víctimas tenemos derecho a un vivienda digna y adecuada a nuestras circunstancias. Deberíamos poder elegir dónde vamos a sentirnos más seguras y acompañadas”, ha señalado.

Así, ha explicado que si se ve obligada a cambiar su barrio de residencia tal vez tendría que cambiar el colegio de su hija y “dejar muchas actividades donde nos sentimos seguras”. Por ello, ha incidido en “la importancia que tiene la vivienda en una situación así para todas las mujeres”.

Por su parte, Silvia González ha explicado también su caso como víctima de violencia machista y ha señalado que cuenta con una perra de protección entrenada para protegerla. Sin embargo, ha lamentado que la ley no le permite acudir con ella a todos los sitios.

Por ello, ha pedido una modificación de la ley que regula el uso de perros asistenciales o la incorporación de esta figura en la ley foral de actuaciones con la violencia hacia las mujeres. “El perro de protección abre una esperanza para otras mujeres que necesitan protección y que se ven imposibilitadas para ir solas”, ha indicado.

Por su parte, Iurre Calixto, del colectivo Andrea, ha señalado que la ley foral contra la violencia machista “está muy bien, pero tras escuchar el testimonio de las víctimas se ven los vacíos que hay cuando hay que ponerla en práctica”. “Aparte del sufrimiento personal que vivimos como víctimas, está la lucha por que las instituciones te entiendan y te ayuden”, ha señalado.